El destino es muy caprichoso y en el caso de Tatiana y Iago no iba a dejar que se escaparan sin cruzar sus vidas. De Galicia a Nueva York pasando por Turquía, esto no es casualidad es el destino que sabía que juntos se complentarían como nadie.

¿Quién le iba a decir a esta pareja que un viaje de estudios acabaría cambiando sus vidas por completo? Pues así fue. Tatiana (una chica dominicana que vivía en Nueva York) y Iago (gallego de pura cepa) se conocieron de casualidad por medio de dos amigos mientras se encontraban realizando un Erasmus, aunque no sería hasta más adelante cuando coincidirían en una boda en Turquía, donde algo distinto surgió entre ellos.

La pasión se convirtió en amistad, la amistad en amor y esto desencadenó en una relación a distancia. A pesar de todos los obstáculos (la diferencia horaria, la distancia, idiomas diferentes…) ambos se dieron cuenta de que nada de esto sería un impedimento y que lucharían para poder estar juntos. Y es gracias a todo su esfuerzo que han podido celebrar su boda y demostrar que no hay nada imposible.

Para llevar a cabo la boda de sus sueños, buscaban un sitio especial y en cuanto visitaron el Pazo de Santa Cruz en Bueu se enamoraron completamente del lugar y de su increíble invernadero. Además, querían asegurar a sus invitados la calidad de la comida gallega, por lo que eligieron a Solla para llevar a cabo el menú por su servicio y calidad impecables.

Antes de dirigirse al lugar elegido para la boda, ambos se cambiaron en el hotel NH Collection de Vigo. Tatiana eligió para la boda un vestido de Galina Signature.

Llegaron al Pazo por separado, cada uno con sus respectivos amigos y disfrutaron de unas cervezas y copas de champán antes de la ceremonia.

Dado que los invitados provenían que distintas partes del mundo, la ceremonia, que fue realmente emotiva, fue oficiada por unos amigos de ambos tanto en inglés como en español. Durante este acto, Jazz Bodas interpretó en directo algunas de las canciones de su repertorio.

Tras la ceremonia y durante los aperitivos, los invitados pudieron disfrutar también de la actuación en directo de los Alley Stompers.

La boda tuvo lugar de día, por lo que para el banquete se realizó una comida y tras esta, la fiesta. La banda sonora de esta velada corrió a cargo de R Música DJs. Como esta pareja tenía muy claro que querían organizar una gran fiesta que fuera una experiencia inolvidable para todos sus invitados y debido a que Tatiana es latinoamericana, decidieron incluir en su boda “La hora loca” muy popular en las bodas de América Latina.

La compañía Pablo Méndez acudió para crear un gran espectáculo que animó y emocionó a todos los invitados.

Nunca hay que olvidar que en los pequeños detalles se encuentra la diferencia y en una boda estos pueden suponer un punto muy importante para que sea todo perfecto. Por ello todo estaba bajo control y los diseños de los bajos platos corrieron a cargo de Cashmere Decoración y toda las servilletas fueron preparadas por Los telares de Carmen. Además, toda la decoración florar fue preparada por Inbloom, quienes lograron crear un ambiente único y maravilloso en toda la zona del banquete. Para inmortalizar los momentos más graciosos Cuatrofotos intaló un fotomatón acorde a la estética de la decoración de la boda.

Todas las fotos de esta espectacular boda corrieron a cargo de Instantánea y Tomaprimera.

¡Espero que lo hayáis disfrutado!