Ellos son Laura y Dani. Unos novios muy especiales que querían demostrarle al mundo que ni la más larga de las distancias puede con su amor. Por ello decidieron celebrar su boda por todo lo alto y probar que ninguna barrera puede con el amor de dos personas locamente enamoradas.

Laura y Dani fueron amigos inseparables desde muy pequeños. Tanto el tiempo que pasaron juntos en el colegio como en sus ratos libres, sus quedadas, sus días de confidencias… todo ello marcó sus vidas hasta que la venda que cubría sus ojos se disipó y descubrieron los sentimientos que guardaban el uno por el otro.

Tras varios años de relación, Dani fue trasladado a Bélgica debido a su trabajo, por lo cual las despedidas en el aeropuerto se hacían cada vez más abundantes. La situación se volvía más dura y difícil de sobrellevar a medida que el tiempo pasaba. Hasta que Laura decidió tomar una decisión muy importante que cambiaría su vida por completo. En octubre del año 2016, renunció a su carrera como docente y a su equipo de voleibol para trasladarse a Bruselas junto a Dani y así poder estar juntos por fin. Esto hizo también que Dani se percatara de aquello que quería realmente en su vida. Organizó un viaje sorpresa a Roma junto con Laura sin que ella conociese sus verdaderas intenciones y, una vez allí, le propuso matrimonio.

Laura eligió un diseño de estilo bohemio de la firma Rembo Styling, que acompañó con una espectacular corona de Carmen María Mayz y unos preciosos zapatos de Franjul. ¡Estaba increiblemente guapa! Tras la ceremonia decidió cambiar sus zapatos por unas bailarinas personalizadas de Marian Loves, en las cuales incluyó dibujos realizados a mano de la ciudad de Roma y el Pazo da Touza. Completó su styling con el maquillaje de Pedro Ares Makeup y la peluquería de la mano de Silvia & Guy Studio.

Esta pareja de vigueses, ahora asentados en Bélgica, decidió volver a su tierra natal para celebrar su boda. Eligieron el Pazo da Touza como lugar para celebrar su unión, un lugar en el que se transmite pura esencia gallega y en el que se respira auténtica magia. Este lugar, sin duda, ha contribuido a recrear la boda de sus sueños.

Antes de dar comienzo a la ceremonia, Laura y Dani decidieron realizar un first look en el que no se verían directamente, sino que solamente tocaron sus manos creando un momento precioso en el que se respiraban las ganas de verse ya el uno al otro llegado el momento de la ceremonia.

Tras la ceremonia y antes de entrar al salón para la fiesta, Guy de Silvia & Guy Studio cambió el look de Laura soltándole el pelo para así sorprender una vez más al novio.

La decoración floral corrió a cargo de la floristería Galo, quienes convirtieron su mesa presidencial en un maravilloso y auténtico bosque encantado digno de un cuento de hadas. Además, esta increíble pareja decidió también sorprender a sus invitados. Para ello escribieron tarjetas, realizadas por Ciceronia, con un texto personalizado para cada uno de ellos que colocaron en el asiento de cada invitado. Ninguno pudo evitar emocionarse al leer la suya.

Otro elemento que no podía faltar en la boda era el regalo para los invitados. En este caso Laura y Dani eligieron crear unas mantas personalizadas como kit de supervivencia para esas tardes de sofá, peli y mantita que por supuesto sorprendieron y encantaron a todo el mundo.

A final de la fiesta, el hermano de Laura decidió dar a la pareja un regalo que nunca pudieran olvidar. Preparó un espectáculo de fuegos artificiales que causó sensación no solo a los novios, sino a todos los asistentes.

Para finalizar este acontecimiento tan importante en sus vidas, Laura y Dani realizaron una sesión de fotos post-boda en la playa de Samil, donde pudieron tomar unas increíbles fotografías de recién casados.

Espero que os haya gustado la boda de esta increíble pareja.