Las bodas hoy en día ya no son lo que eran hace años. El sector de las bodas ha evolucionado tanto en estos últimos años, que las bodas se han convertido en eventos absolutamente personalizados al gusto y necesidades de la pareja, en los cuales existen infinidad de detalles y profesionales que hacen posible este gran día.

Esto abre un campo infinito de posibilidades a la hora de imaginarte como será el día de tus sueños, pero por otro lado también puede suponer un gasto muy superior al que estamos preparados, tanto en recursos económicos, energéticos y emocionales.

En otros post, he hablado en varias ocasiones de como controlar el presupuesto de tu boda y que no termine siendo un gran agujero negro para tus bolsillos.

A nivel emocional, el desgaste que puede acarrear el pretender organizar vuestra boda solitos, tiene consecuencias y muchas.

Pero hoy quiero hablar de un tipo de bodas que también estan muy de tendencia hoy en día, y son las bodas en fincas privadas. 

Quizas, tu máxima ilusion es celebrar tu gran día en esa finca que tienen tus padres o abuelos Es lógico, las fincas privadas se alzan como la opción favorita hoy en día para tener una boda VIP, y cuentan con la posibilidad de hacer en este espacio lo que se quiera, desde la fórmula del banquete, hasta la decoración

Y eso es maravilloso, pero debes tener en cuenta varios aspectos si esta es tu situación :

  1. ¿La finca cuenta con los permisos necesarios para poder realizar un evento ?
  2. ¿Cuenta con los espacios e instalaciones necesarias para recibir a tanta cantidad de invitados ? Adaptar las necesidades del lugar a tus expectativas puede hacer que los gastos se disparen.
  3. ¿Los recursos energéticos de la finca son suficientes para soportar las necesidades ?

Este tipo de bodas conllevan un gran gasto energético, iluminacion, equipos de sonido, cocina, etc, y por ello, debemos sumar este gasto económico a todos los demás y por supuesto adaptar esas necesidades al contrato con la compañia de luz.

Aquí te contaremos cómo ahorrar energía en el día de tu boda en una finca privada y cómo puedes gastar mucho menos eligiendo la tarifa que más te conviene. 

Ahorrando con la mejor tarifa 

El día de nuestra boda es el día más feliz de nuestras vidas. Es un momento muy especial en la vida de todo el mundo. Y queremos que sea perfecto, y para eso, realizamos un gran gasto económico, de tiempo, de dedicación, pero también energético. Y esto acaba sumándose a todos los otros gastos sumando una montaña de dinero. Y aunque en otras quizá no podamos ahorrar, sí podemos hacerlo con la energía que gastamos.

Para empezar, si vamos a realizar el banquete de bodas en la finca familiar, debemos elegir la tarifa que más nos interesa al contratar la luz. Por ello es muy importante comparar precios antes de contratar la luz, ya que de esta forma podemos ver cuál es la tarifa que más nos interesa. Se trata de tomar un poco de tiempo para contratar la tarifa de luz más economica pero que se ajuste a nuestras necsidades.. 

Lo ideal es utilizar un comparador de tarifas para saber qué compañía de luz gas y elegir. De esta forma podemos confrontar las ofertas de unas y otras y encontrar la compañía de luz y gas más barata. Una vez hayamos encontrado una tarifa de luz y gas interesante, podemos empezar con la segunda fase, el ahorro energético. 

¿Cómo ahorrar energía en la celebración de tu boda?

A continuación voy a darte unos consejos sobre cómo puedes ahorrar energía el día de tu boda, ya que de esta forma podrás ahorrar dinero para poder dedicarlos a otra partida de tu presupuesto:

Elige bien el día de tu boda: evita las épocas del año con temperaturas extremas como julio o enero, ya que si el banquete es en tu casa, tendrás que gastar más energía en el aire acondicionado o la calefacción. Y el gasto económico se disparará si quieres que tus invitados se sientan cómodos en un entorno de bienestar ambiental.

Llena todo de luces, pero pásate al siglo XXI. La iluminación es un banquete de bodas es clave, especialmente en ese especial momento del baile. Para ahorrar en iluminación no debes prescindir de intensidad, sino cambiar las bombillas tradicionales incandescentes por bombillas LED. De esta forma ahorrar un 60% con respecto a las bombillas tradicionales.

Si vas a celebrar tu boda en un lugar cerrado, que sea en un espacio con un buen aislamiento térmico, ya que de esta forma acabarás con las fugas térmicas que provocan que la temperatura generada en el interior se escape hacia fuera, obligando a la calefacción o aparatos de aire acondicionado a trabajar el doble y, consecuentemente, elevando la factura energética. 

Y por otro lado, ten siempre en cuenta que pueden surgir imprevistos, con lo cual tener un generador adicional que te cubra en caso de incidencias tambien es fundamental.

¿Quieres saber más sobre ahorro energético? Te recomendamos el siguiente artículo para que puedas seguir aprendiendo sobre cómo ahorrar en energía. 

Y mi mejor consejo, es que si quieres celebrar tu boda en una finca privada cuentes con la ayuda de profesionales cualificados y con gran experiencia para que todo resulte tal como tú te lo imaginas. Aquí una buena Wedding Planner es la clave para que tu grand día en una finca privada sea todo un éxito.